“Te excluyes a ti mismo al juzgar que eres diferente de aquel sobre el que proyectas”

Algo sobre la proyección siguiendo a UCDM:
Repudias lo que proyectas, por lo tanto, no crees que forma parte de ti.

Te excluyes a ti mismo al juzgar que eres diferente de aquel sobre el que proyectas. Puesto que también has juzgado contra lo que proyectas, continúas atacándolo porque continúas manteniéndolo separado de ti.

Al hacer esto de manera inconsciente, tratas de mantener fuera de tu conciencia el motivo de que te has atacado a ti mismo y así te imaginas que te has puesto a salvo.

La proyección, sin embargo, siempre te hará daño.
La proyección refuerza tu creencia de que tu mente está dividida, creencia ésta cuyo único propósito es mantener vigente la separación.

La proyección no es más que un mecanismo del ego para hacerte sentir diferente de tus hermanos y separado de ellos.
El ego justifica esto basándose en el hecho de que eso te hace parecer “mejor” que tus hermanos y de esta manera, empaña tu igualdad con ello todavía más.