¿Tienes el cuerpo qué deseas?

El doctor Oliver Soulier medico homeópata, en su libro la digestión hace referencia a esta importante reflexión.



“no tienes el cuerpo que deseas,
pero tienes el que necesitas.”


Reflexión que lleva un mensaje involucrando a nuestra biología, y por otra parte a cómo funciona nuestro inconsciente.

Puede que para alguien esto le suene un poco extraño, así que a continuación vamos a analizar que nos quiere decir con esta frase.

Vamos a separarla en dos, por un lado:


“no tienes el cuerpo que deseas”


 Todos sabemos lo que es el deseo, lo que quiero, lo que me gustaría, es decir tiene que ver con la voluntad, en otras palabras y entrando más en tema, con la parte consciente de nuestra mente.

La segunda parte dice:


“pero tienes el que necesitas”



Que sucede aquí, quien decide lo que necesito, si te estas preguntando quien maneja tu necesidad, no eres tú, porque la necesidad en este caso tiene que ver con lo inconsciente y esto es justamente lo que nosotros no podemos controlar.

Hay alguien dentro de nosotros que controla de forma involuntaria nuestro organismo, nuestras funciones vitales, la producción de hormonas etc,

Sabemos muy bien que cuando no se expresan las emociones vividas en aquellas situaciones donde hemos sufrido, donde se vivió un bio shock, nuestra biología se encarga de vaciar esa emoción a través del cuerpo.


La grasa es el grito de una emoción que

no se pudo expresar en su momento.


Es una manera de decirnos, “eh” aquí tienes un problema soluciónalo, yo ya lo estoy haciendo, protegiéndote, poniéndote esta grasa en tu cuerpo y más aún, en esa zona donde más te ha afectado el problema.

Cuál es la solución que nos está dando, que nos quiere decir esa grasa, de que quiere que nos demos cuenta, cual es el mensaje que nos está manifestando. ¿Nos está alejando de algo, de alguna situación, o de alguien, nos está protegiendo de algún peligro o de alguna agresión?

Esa grasa que vemos es lo que denominarnos “SINTOMA” que es la manifestación de nuestro inconsciente a lo que ha considerado un ataque o una agresión, ya sea real o imaginario.

Por consiguiente, el síntoma estaría expresando una emoción que hemos vivido en un momento determinado, y que no pudimos expresar, pero lo que hay que tener en cuenta es el significado que le damos a lo sucedido.

Por ejemplo:

Si mi mamá le da una porción más grande a mi hermano, le puedo dar el significado como que a mí no me quiere tanto como a él.

Este significado se puede vivir de distintas maneras:

Lo puedo sentir como algo verdadero, y esto me hace sentir muy bien, no me perjudica en lo más mínimo, por el contrario.

Otra manera de vivirlo es de manera indiferente, no lo registro, es como si no existiera.
Por ultimo lo puedes vivir de una manera hostil, con lo cual esto se graba en nuestra mente, y si no somos capaces de eliminarlo concientemente, nuestra biología actuara en consecuencia, esto sucede de forma inconsciente e involuntaria.

Como podrás observar nuestra biología es sabia y esta manejada por nuestro inconsciente, que es el encargado de cuidarnos, de protegernos, por eso cuando existe un problema, nuestro inconsciente no parara hasta que este el problema resuelto.

Pero por otro lado, todo esto tiene su lógica y tiene que ver con la función de la grasa. Dado que desde la función de la grasa vamos a decodificar el sobrepeso.

¿Cuáles son las funciones de la grasa?
En este post solo haré una breve introducción a algunas de las funciones de la grasa, para en próximos artículos hablar más detalladamente.

Reserva:
El diccionario la define como conjunto de cosas que se reservan para otro momento en que se necesiten o para cierta circunstancia adecuada.

Y así funciona nuestro organismo, reserva grasa para cuando la necesite.

Protección  mecánica:
la grasa nos es de utilidad para protegernos, ya sea alejándonos, como poniendo un cerco, o también no sirve para amortiguar los golpes. (no solo fisco, sino también emocionales).

Protección térmica:
otras de las funciones importantes es la función térmica, protegernos del frió, ya sea el frió real, o imaginario esa sensación de frio emocional que muchas veces llegamos a sentir. Y como siento frió me protejo poniendo más grasa ahí donde he sentido el frió.

El origen del sobrepeso es multifactorial, generalmente las personas que padecen sobrepeso, sufren distintos tipos de conflictos.

Estos conflictos se derivan de situaciones donde hemos sentido como por ejemplo el abandono, el rechazo, falta de protección, tener que resistir etc,

La grasa en nuestro cuerpo no se almacena al azar, cada parte de nuestro cuerpo tienen un significado.

Por ejemplo:
Una persona que tenga mucha barriga tiene la tendencia a me protejo de ser invadido,  no te puedes acercar, aleja al otro, el contacto le da miedo.

Si tiene sobrepeso en la zona lumbar es como me estoy protegiendo del pasado y lo que representa no le permite  ir con fuerza al futuro, pues tiene lastre. Y por dar un último ejemplo podemos hablar de grasa  en los aductores, que tiene que ver con me protejo de la agresión sexual.

Si te pones a observar a las personas con sobrepeso, vamos a distinguir la mayoría de las veces que tiene alguna o algunas zonas de su cuerpo donde hay más acumulación de grasa. Esto es justamente debido a todo lo que venimos comentados en este post.